Ya no me dejo asesinar por esa boca.

Y tengo miedo a equivocarme, a sufrir, ser lastimada, equivocarme es algo humano pero amarte es un pecado. Y ruego a Dios que esto termine para poder ser la de antes, que no llora por hombres y tiene siempre un amante. Porque conozco el calibre de tus besos, ya no me dejo asesinar por esa boca.